miércoles, 1 de septiembre de 2010

El tesoro mejor guardado

Hola a tod@s.
He pasado largas jornadas fotografiando en el agua desde hace unos tres o cuatro años a esta parte, muchas de ellas con los zampullines como objetivo y como excusa para pasar la jornada, pero nunca había logrado fotografiar a esta aves con sus pollos a la espalda. Al igual que otros zampullines y somormujos de su familia y a modo de "mochila portabebés", los pollos son transportados de un lado por el adulto manteniéndolos a salvo entre ese confortable "edredón" de plumas. Se trata de una imagen que tenía muchas ganas de lograr y que por fín estos días atrás se presentó la oportunidad.
Hablaba el otro día con un amigo, buen fotógrafo y mejor persona, de cómo al transcurrir los años se van consiguiendo cosas nuevas de la misma especie, siempre hay detalles del comportamiento, fases del plumaje, etc, que sólo son posibles así, trabajando una especie durante años, siempre surgen cosas nuevas y situaciones diferentes. Esto es algo que por supuesto y quizá no puedan permitirse muchos fotógrafos, especialmente en el caso de un profesional que no puede permitirse el lujo de perder el tiempo con un mismo motivo, pero pienso que es así, con el paso de los años, como se "trabaja" realmente bien una especie.

A continuación os dejo una serie de imágenes de una hembra de zampullín chico con su retoño, con su tesoro mejor guardado.


Zampullín chico y el pollo asomando discretamente por un lado, con curiosidad ante un mundo aún por descubrir.
D-300, 500mm f/4.5, 14-TC, 1/250 a f/7.1, -1.3 ev. ISO 800. Hide acuático



D-300, 500mm f/4.5, 14-TC, 1/250 a f/7.1, -0.3 ev. ISO 400. Hide acuático



Una imagen muy similar a la anterior, perteneciente a la misma serie y con un encuadre en vertical en esta ocasión.
D-300, 500mm f/4.5, 14-TC, 1/250 a f/7.1, -0.3 ev. ISO 400. Hide acuático



Ésta en particular es una de mis preferidas, al situarse la escena en este caso en una zona del agua muy iluminada, y al exponer para el motivo principal, el resultado fué una imagen casi en clave alta, un tipo de imágenes que como digo me resultan muy atractivas, espero que os guste también.
D-300, 500mm f/4.5, 14-TC, 1/250 a f/7.1, -1 ev. ISO 400. Hide acuático





Y aquí, "abracadabra"... casi de la nada apareció el pollo por atrás, había momentos en los que quedaba totalmente oculto entre el plumaje, algo increible ésta circunstancia teniendo en cuenta el tamaño del pollo.
D-300, 500mm f/4.5, 14-TC, 1/250 a f/7.1, -1 ev. ISO 400. Hide acuático



En esta otra imagen podemos comparar el tamaño del pollo respecto al adulto.
D-300, 500mm f/4.5, 14-TC, 1/250 a f/7.1, -1 ev. ISO 400. Hide acuático



El pollo abandonaba el cómodo colchón de plumas para ser cebado de tanto en cuanto, tanto por el macho como por la hembra. Aquí podemos ver el momento previo a la ceba.
D-300, 500mm f/4.5, 14-TC, 1/250 a f/7.1, -1 ev. ISO 400. Hide acuático



Para terminar os muestro estas dos imágenes de un joven zampullín de este año, es en lo que se convierte el "patito feo" de las imágenes anteriores. Como se puede apreciar luce ya el plumaje propio de los zampullines en invierno, fuera de la temporada, menos vistoso pero ideal para pasar desapercibidos entre la vetetación palustre de las orillas.


D-300, 500mm f/4.5, 14-TC, 1/640 a f/8, -0.7 ev. ISO 320. Hide acuático


D-300, 500mm f/4.5, 14-TC, 1/800 a f/8, -0.7 ev. ISO 320. Hide acuático



Un saludo a tod@s y espero que haya sido de vuestro agrado.



4 comentarios:

  1. Qué serie, uf. El año que viene me tendrías que adoptar y yo te acompañaba...

    ResponderEliminar
  2. Magnífico trabajo!! en estas vacaciones observé en Santaño a este Zampullín...(es super pequeño!!!)enhorabuena es una gozada ver tublog y Web.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Una pasada de fotos Juanma. Hacía tiempo que no pasaba por tu blog y me parece que lo que has conseguido en esta sesión es alucinante. Mis mas sinceras felicitaciones y a seguir buscando esas instantaneas que llaman tanto la atención por lo difícil y lo distinto.
    Saludos.

    ResponderEliminar