viernes, 8 de mayo de 2015

Barbones en la siembra

Hola a tod@s.
Últimamente no me prodigo demasiado por diferentes circunstancias, pero espero poder hacer algo más de aquí en adelante.
Os muestro en esta ocasión unas imágenes de hace aproximadamente un mes, de una especie, la Avutarda (Otis tarda), que aunque todos los años le dedico algo de tiempo, siempre me ha costado bastante trabajo obtener resultados satisfactorios con ella. En esta ocasión no ha sido menor el esfuerzo, una población relativamente escasa por mi zona, junto al hecho de empecinarme en querer fotografiar a esta especie en una gran extensión de cultivo de cereal, sin duda su hábitat predilecto, me ha hecho perder varias jornadas en las que me he ido de vacío para casa desesperado y con la cabeza llena de negros nubarrones. Son de esas jornadas en las que uno se pregunta si realmente vale la pena todo lo invertido para conseguir estas imágenes, realmente no, para que vamos a engañarnos, no voy a desglosar la cantidad de tiempo invertido en tareas de observación y trabajo de campo, por muy gratificante que éste sea, ni tampoco voy calcular el dinero invertido en desplazamientos y equipo, si lo hiciera colgaba los trastos y mañana mismo ponía a la venta para empezar el equipo, y después continuaba con alguna cosa más, y ya no voy a hablar del tiempo perdido con familia y amigos, ese es el más gravoso en todos los aspectos, algo a lo que reconozco cada vez me cuesta más trabajo renunciar. La fotografía de naturaleza ha cambiado mucho en los últimos años,  la "inversión" hubiera sido mucho más rentable en todos los aspectos alquilando, por ejemplo, un hide para fotografiar a esta especie a alguna de las varias empresas que existen hoy en día en la geografía española, una actividad ésta que me parece perfecta, quede esto muy claro, y que cada vez me planteo con mayor frecuencia si no será lo más conveniente el acudir a ellas en muchas ocasiones, pero que le vamos a hacer, uno sigue empecinándose en tratar de elaborar "cosechas propias" en esta cuestión, aunque no sean nada rentables que le vamos a hacer, llegará el día en el que desista en el empeño, de pura desesperación, quizá algún día, o quizá no.

Ésta entrada se la quiero dedicar a mi familia y muy especialmente a Pilar, que con fuerza, empeño y grandes dosis de elegancia está superando uno de esos baches complicados que se cruzan en el camino de la vida. Un abrazo Pili y mucho ánimo.


D-300, 500mm f/4, TC-14. 1/1600 a f/8, ISO 250 

D-300, 500mm f/4, TC-14. 1/1600 a f/8, ISO 250 

D-300, 500mm f/4, TC-14. 1/1600 a f/8, ISO 250 

D-300, 500mm f/4, 1/2000 a f/8, ISO 250 

D-300, 500mm f/4, 1/2500 a f/8, ISO 250

D-300, 500mm f/4, 1/3200 a f/8, ISO 200

D-810, 16-28 mm f/2,8. 1/30 a f/20, ISO 250

D-810, 16-28 mm f/2,8. 1/10 a f/16, ISO 250



Pulsa en las imágenes para verlas a un tamaño mayor (1200 px)

miércoles, 25 de febrero de 2015

El canto del Duque

Hola a tod@s.
Una nueva entrada con el búho real como protagonista, un macho emitiendo su canto desde uno de sus cantaderos al anochecer.
En una de las imágenes se puede apreciar como en el momento del canto se marcan las plumas blancas de la garganta, al hincharse durante esos instantes.
En la siguiente, se muestra esa intensa mirada naranja tan peculiar y característica en esta especie, asomando entre la vegetación y observando con curiosidad el lugar donde escuchaba el click de la cámara y dónde en esos momentos, oculto en mi escondite, un servidor apenas se atrevía siquiera a respirar.
Ambas imágenes están realizadas con una cámara de formato completo (FX), utilizando el encuadre o recorte en modo DX.
Espero que sean de vuestro agrado.
Un abrazo.


D-810, 500mm f/4. 1/13 a f/5, ISO 1250

D-810, 500mm f/4. 1/20 a f/5, ISO 1250. 

Pulsa en las imágenes para verlas a un tamaño mayor